APTOnCD resuelve en Ubuntu

Hace unos tres años que me inicie como linuxero. La primer distro que tuve en mis manos fue Xubuntu. Fue harto frustrante querer instalar un programa sin conexión a internet. Luego me cambié a Fedora sin que el problema de la instalación de paquetes se resolviera. Terminé teniendo que compilar todos y cada uno de los programas extras.

Ahora estoy dándole una revisada al Ubuntu 8.10 y desde hace tiempo había dicho que iba a hacer el tutorial de cómo crear un repositorio de Ubuntu en CD. Aquí vamos.

Lo primero que tenemos que hacer es tener a mano:

  • El LiveCD de Ubuntu o Kubuntu
  • Una memoria USB
  • Una PC con conexión a internet
  • Una tostadora de discos
  • Un CD virgen

Booteamos el LiveCD y lo primero que vamos a hacer es instalar APTOnCD desde Synaptic. Seguidamente podemos instalar TODO lo relacionado con paquetes multimedia.

Hemos de suponer que todo lo que instalemos nos quedará ocupando espacio en la RAM, por lo que de vez en cuando deberíamos de guardar el contenido del directorio /var/cache/apt/archives en la memoria USB, para que no corramos el riesgo de saturar la RAM y quedarnos sin espacio; el sistema esta cargado en RAM y de hecho ya usa espacio.

Luego de que respaldemos el contenido de esta carpeta en la memoria USB deberemos dar un apt-get clean (en la Terminal) para que ese espacio quede libre y así continuar instalando más paquetes. Instalamos los programas que creamos nos van a ser útiles una vez creado el APTOnCD. Recordemos instalar todo lo relacionado con multimedia, a saber: codecs, reproductores de audio y video (recomiendo VCL, Audacious y MPlayer), editor de audio como Audacity, et cetera. Vendría bien preveer todo lo que vamos a necesitar disponible para instalación en la maquina sin conexión.

Recordemos de vez en cuando respaldar el contenido de la cache del apt y limpiarla luego con apt-get clean.

Una vez que tenemos todos los paquetes que hemos de necesitar nos vamos al menu y en Sistema >>Administracion elegimos APTonCD.

Elegimos Crear y luego Agregar, indicamos la ruta hacia la memoria USB donde tenemos el respaldo de los paquetes, seleccionando la carpeta donde estan o eligiendo los paquetes. APTonCD nos creará automáticamente la imagen .iso de los paquetes con opción a tostarla en un CD virgen. Recordemos que todos los paquetes van con sus dependencias.

Deberemos guardar la imagen .iso en la memoria USB antes de proceder a quemarla, asi la RAM quedara desahogada y no tendremos problemas de insuficiencias ni el sistema se nos pondrá lento.

Una vez con el APTonCD en la mano sólo lo insertamos en la lectora de discos del equipo que tenemos sin conexión y Ubuntu automáticamente lo reconocerá como un repositorio, dándonos opción a instalar los paquetes contenidos en él. Recordemos también y asegurémonos que la versión de Ubuntu con la que creamos el repositorio se corresponde con la versión que tengamos en el equipo sin conexión a internet.

Si quieres este mini howto en un .pdf haz click aquí.

Cualquier duda o sugerencia lo pueden dejar comentado. Disfrútenlo!!

Anuncios

Linux es más que alternativa

Hoy por la mañana vino El Profesor. Así le dicen sus amigos, así le digo yo desde que lo conozco. Un viejo amigo del barrio. Me vino buscando por la mañana con su laptop para que le ayudara; alguien se la habia regalado, una IBM ThinkPad 390E, con nada más ni nada menos que un procesador Pentium II de 333 MHz y 64 Mb de RAM. Un verdadero dinosaurio.

La instalación de Windows 98 que traía daba varios errores de archivos “inexistentes”. Era un caso muy duro de resolver. Con esos recursos de hardware Bill Gates y su sistema no eran opcion, para ninguna de sus versiones,  a excepción de MSDOS. Pero bueno, vino donde mí y es lógico que yo no le recomendaría nada privativo.

Le eche un ojo a Ubuntu Server 8.10, pero la RAM mínima necesaria es de 128 Mb. Xubuntu quiso bootear pero no me dio más que el booteo, luego recorde que también necesitaba 128 Mb de RAM. Hasta que me acordé que tenía por ahí una Slax 5.1 y con 64 Mb disponibles estaría aceptable.

Instalar Slax no es así de fácil. En uno de los archivos explicativos me dice que mejor instale Slackware. Como sabrán Slax es una distro en LiveCD derivada directamente de Slackware, y como LiveCD es lógico que sea mejor instalar directamente Slackware, porque desde luego es mas completo que el mismo Slax.

Pero no. Yo insistí. Para instalar Slax 5.1 tenía que seguir varios pasos que en un inicio me parecieron harto complicados. También tengo Slax 6.0, pero la versión anterior me facilitaba las cosas por el hecho de que trae consigo varios scripts para esto.

Primero me dispuse a particionar el disco duro. Esto lo hice con Parted Magic, que es una buena utilidad que contiene gparted. En el disco de 6 Gb cree una partición extendida de 170 Mb y dentro lo que seria la swap o particion de intercambio, del mismo tamaño; asi mismo el restante espacio para ser utilizado en la instalacion en ext3.

Teniendo Slax ya corriendo en la laptop me dispuse a montar el cd rom (esto hay que hacerlo, la cd rom monta una imagen del sistema completo tal si estuviese instalado, no el contenido propio del Live CD):

root@slax:/# mount /dev/hdc /mnt/hdc_cdrom

Esto monta el cd rom en modo de sólo lectura. Así accedemos a él y podemos hacer uso de los scripts. Identificamos el script que nos interesa, se trata de /boot/make_disk.sh. Este script te copia todos los archivos contenidos en el LiveCD en cualquier tipo de particion. Es preferible hacerlo en ext3, asi los cambios pueden ser guardados, una vez que tengamos Slax en el disco duro. El script ademas te activa la particion como booteable e instala Lilo. Estando en la carpeta donde montamos el LiveCD hacemos esto:

root@slax:/mnt/hdc_cdrom# ./make_disk.sh /dev/hda1

Y eso hará su trabajo. Al final configura Lilo y marca la particion como booteable. Reiniciamos y presto! La maquinita booteo normalmente desde su disco duro. Es posible usar el modo gráfico, pero eso sera muy lento. Hay que considerar que en modo grafico se pueden escribir cartas, trabajar en hojas de cálculo, escuchar música en casi cualquier formato, ver video… en fin. Slax puede iniciar la X con KDE o bien con Fluxbox;

para KDE 3.x startx

para Fluxbox flux

El Profesor se fue contento con su dinosaurio. El usaba en sus tiempos bastante el editor de texto (vi en cualquiera de sus variaciones) y me dijo que ahora se le da la oportunidad de sacarle el polvo a los comandos *NIX que se le han olvidado desde hace mucho. No creo que con algo de MS hubiera resuelto ese equipo con esos recursos. Bien por Slax, bien por Slackware, bien por Linux!

NOTA: Hasta este post la última version disponible de Slax es la 6.0.9, la que no contiene el script de instalación. He usado para mi ejemplo la versión 5.1

UDATE: Revisando apropiadamente me doy cuenta que dentro del LiveCD de Slax 6.0 hay un script para la instalación en particiones fijas. El archivo se llama /boot/bootins.sh y al parecer hay que volcar/copiar el contenido completo del LiveCD dentro de la partición en la que queremos quede instalado.

Enlaces de interés:

Get Slax

Slackware

Sobre Linux, Window$ y otras especies

“Creo que la razón por la cual Microsoft fue tan exitoso fue que llenaron un lugar con algo de tecnología muy básica (…) y lo vendieron barato y lo hicieron lo suficientemente bueno. No jugaron juegos con sus clientes.
Por supuesto, eso parece haber cambiado. Mucho de los últimos años de Microsoft parece ser bastante sobre jugar juegos con clientes: sus licencias y eso, siete versiones diferentes de Vista, y toda esa porquería DRM que están intentando imponerle a sus clientes no son en verdad lo que nadie quiere.”

Linus Torvalds
www.oneopensource.it

I

Tras de GNU/Linux existe una extensa comunidad mundial de desarrolladores, probadores (llamados testers) y usuarios lo suficientemente críticos para encaminar Linux hasta donde ahora está. Es lógico.

Cualquiera pensaría que porque Windows es un producto de mercado conlleva el mínimo de errores en su infraestructura ideológica. Ciertamente, la Microsoft es un monstruo de la informática, pero sus ideólogos mercantilistas han confiado más en el negocio (en el frío proceso de “yo oferto y tú compras”) que en el producto en sí. Se han ensalzado en ofrecer un producto que no necesariamente es lo que necesita el usuario. Por ser un monopolio se han olvidado de la importancia del usuario final, de su opinión, gusto y necesidades, obligándolo al final, en la mayoría de los casos, a hacer uso de un producto que está a la disposición sin más ni más.

Y bueno. La disponibilidad tecnológica. Eso es fundamental. Yo contaba hace un año con un equipo algo viejito, un CPU AMD Duron de 900 MHz, 128 Mb de RAM y disco duro de 20 Gb. Me doy por entendido que la versión estándar de Windows Vista (la más usada de entre siete versiones) no puede correr satisfactoriamente con mis recursos. Aún ampliando la memoria RAM a 256 Mb la totalidad de mis recursos no alcanzan ni la mitad de lo “recomendado” por la Microsoft. Esto me obliga a reciclar mi ordenador y a hacerme de uno nuevo de paquete. Esos serían unos $600.00, sin incluir el coste de la licencia de Windows Vista.

Pero ¿para qué quiero Windows Vista? Hace poco el hermano de un amigo armó parranda para que le quitaran el Windows Vista de la computadora. El pobre tuvo un shock de quince días para acostumbrarse a Ubuntu, pero después de mis terapias psicológicas y un par de sesiones de soporte técnico gratuito se acomodó y se adaptó.

Existe Xubuntu. La distribución Linux que trabaja con xfce como administrador de escritorio. Su mínimo para correr son 64 Mb de RAM. Eso resolvió al hardware con el que contaba. No tuve que pagar por ninguna licencia. La imagen .iso se descargó completa tras tres horas en una conexión de las más bajas. El sistema se instaló en cuarenticinco minutos con 256 Mb de RAM, con todas sus herramientas, su entorno gráfico y la suite de ofimática completa (creador de base de datos, editor de texto enriquecido, hoja de cálculo, presentaciones, dibujo vectorial y fórmulas matemáticas), sin instalaciones adicionales.

Luego mejoré mi tarro. Tengo un Intel Celeron de 2.26 GHz, 512 Mb de RAM, dos discos duros de 34 y 60 Gb. Empecé usándolo con Fedora 7, luego Fedora 8. Actualmente uso OpenSUSE 10.3 (con KDE) y Ubuntu 7.10 (con GNOME). Ambos sistemas me satisfacen. No me he visto en la necesidad de usar Windows, al menos en mi casa, durante unos tres meses (la última vez fue para usar MS Office y convertir unos documentos de formato .docx y .xlsx).

Linux no es gratis, es libre.

Contra mi bolsillo y mis recursos tecnológicos la Microsoft no debería interesarse en hacer negocio. Linux, como sistema operativo, es más que capaz de resolver mis necesidades informáticas. Tengo la opción de contribuir a su desarrollo, opinar en su desarrollo, criticar constructivamente su desarrollo, el de su kernel y demás componentes, crear y desarrollar otras aplicaciones, contribuir de igual manera a estas. ¿Puedo hacer eso en Windows? No, sencillamente no puedo. Windows es privativo, buen porcentaje de sus aplicaciones clásicas son privativas; alguien o algunos las desarrollan para que yo me vea forzado a comprarlas y resolver mis necesidades informáticas específicas, sin que medie mi opinión o contribución previa.

Linux es un sistema operativo responsable. Desde luego, no hay mediación mercantil, excepto por aquella en la que se paga por soporte técnico, pero no hay una licencia privativa de por medio; sencillamente estaría pagando por el soporte técnico, no por la licencia para usarlo.