Compartir conexión desde Fedora

Recientemente cambié de proveedor del servicio de Internet. La conexión decente en Nicaragua es un mito. Conozco alguna gente que tiene algún negocio y usan hasta dos o tres proveedores a la vez para poder resolver sus necesidades satisfactoriamente. Bueno, dejemos el ranting por ahora.

Sucede que tengo ahora un módem USB para conectarme a Internet, y pues por el momento hace un trabajo decente. He estado necesitando la conexión WiFi por diversas razones y no había tenido tiempo para sentarme y resolver eso compartiendo una conexión desde mi computadora de escritorio. Pensaba yo que necesitaba algo de guía para eso, pero no, las guías que seguí para compartir conexión fueron un completo fracaso, además de ser viejas y caducas maneras de compartir una conexión con GNU/Linux.

Así que, luego de descartar eso, simplemente borré las conexiones que había creado con NetworkManager. Conecté el cable de red de mi enrutador al puerto ethernet de mi computadora y esperé que Fedora hiciera el resto del trabajo de manera automática. Tampoco funcionó. Pero, un momento…

Me fui a la Terminal y abrí de nuevo:

$ nm-connection-editor

uno

Edité la configuración que automáticamente se había creado, esto en la pestaña de configuración general, quité el check en donde dice “conecta automáticamente cuando esté disponible”, y luego en la pestaña de los ajustes de IPv4, en el método de conexión que dice “compartido con otras computadoras”.

dos

tres

Guardé y listo. Fedora se encargó previamente de asignar un IP a esa conexión; asimismo, mi enrutador recibió esa conexión y la puso disponible en sus puertos. Resuelto el problema de falta de WiFi.

Obviamente la conexión que transmite mi enrutador sólo está disponible cuando la computadora de escritorio esté en funcionamiento.

Puente USB-USB

Recientemente me obsequiaron este pedazo de hardware privativo que mi sistema reconoce como PL2301 USB-USB Bridge de Prolific Technology, Inc.

Se trata de un dispositivo, un cable de transferencia de datos via USB-USB. Lo conecto a mi laptop con Fedora 12 y a mi desktop con Fedora 13. En ambas se reconoce el dispositivo en conexiones de red como usb0. Desde luego, la conexión se logra por medio de red. Entonces edité la conexión automática que hace NetworkManager, porque desde luego, automáticamente no logra conectar.

Luego de que lograra conectar las dos máquinas y resolver lo que tenía que resolver, me doy cuenta de que a la próxima vez no me conectan. Y bueno, no queriéndome enredar más en esto, creé una nueva conexión en cada máquina, diferente al nombre auto usb0 que me hace Network Manager; y porque lo que me llamó la atención fue que Network Manager le asigna una HWaddress diferente cada vez que lo conecto. Así que en la nueva conexión, en los ajustes IPv4 le pongo el método manual y le doy un IP fijo (arbitrario) con la máscara de red 255.255.255.0 y la puerta con la misma dirección. Eso me resuelve el problema, así que cada vez que conecto el dispositivo en las diferentes máquinas, sólo tengo que cambiar el MAC Address.

Cómo descubro el MAC Address cada vez? Bien, con un simple:

ifconfig usb0

que luego reemplazo en la conexión de Network Manager sin ningún problema.

Esto lo tuve que hacer porque en ese momento no tenía forma de pasar archivos de una máquina a la otra. El trasiego de datos lo hago via ssh con Nautilus, o bien en la Terminal, siempre con las herramientas de ssh. Por cierto, esto fue posible con la ayuda de Neville.