TeXlive en Fedora 18

De un release a otro muchas cosas cambian. No deja de suceder con \TeXLive en Fedora 18, y en mi intento por habilitar un entorno mínimo de \TeXLive, me doy cuenta que mi método de instalación anterior no funciona o no me proporciona lo que necesito. Así que buscando una solución a esto (al parecer \TeXLive ahora cuenta con su “propia” nomenclatura de paquetes en Fedora 18), logré encontrar una. Como de costumbre, sin más explicación, en F18, instalamos \TeXLive así:

# yum install texstudio texlive-collection-latex texlive-collection-latexextra texlive-collection-science texlive-collection-latexrecommended texlive-collection-genericextra texlive-collection-genericrecommended texlive-collection-fontsrecommended tex-pst-optexp texlive-epstopdf-bin

Nótese que el primer paquete es texstudio, que es el editor que yo uso. Podés instalar en su defecto, kile o texmaker.

Anuncios

Fedora 11 (Leónidas)

Desde la liberación de Fedora 11 (Junio de 2009) hasta hace una semana había estado padeciendo de una pereza crónica. En mi máquina principal todavía tenía instalado Fedora 10 desde finales de Abril de este año; y no desde antes por que el driver Intel no me andaba como yo quería.

Me llevó unas cuatro horas instalar, configurar, remozar y pimpear mi Fedora 11, pero fue tiempo que valió la pena invertir. Algunos señalan esta u otra distro entre las más atractivas (chulas, dicen), pero la verdad es que Fedora, GNU/Linux en general, es un Sistema Operativo super flexible y remozable de mil maneras posibles, tomando en cuenta los entornos de escritorio que existen (GNOME, KDE, XFCE), los manejadores de ventanas, los miles de recursos en eye candy, temas de todos los tipos, inclusive. El escritorio GNU/Linux es una orgía romana de eye candy, por supuesto.

Quisiera señalar un par de cosas que me llamaron la atención, cosas en pro y cosas en contra de esta versión de mi distro favorita.

  • El driver Intel: Perfecto. No más scrolls en negro, no más pseudo-negrillas en el texto. Ya veremos como anda con los juegos y la aceleración gráfica.
  • Compiz fusion: que si bien es cierto no me trabaja como yo quiero, ya no tengo parpadeos de pantalla en algunos efectos; eso tiene que ver con el driver Intel.
  • Soporte de perifericos ‘raros’: en Fedora 10 me funcionaba sin problemas el dock que trae mi laptop con los puertos extras y la lectora de discos; ahora cada vez que la intento quitar o se me congela el sistema o se me va en negro la pantalla. Incluso, tuve un error de kernel en una de esas.
  • Presto plugin de Yum: podes creer que una actualizacion de 19 Mb sólo me descargo 465 Kb? Tenes que probarlo para darte cuenta.
  • SELinux: al fin me dejó en paz 😀 desde que apareció SELinux –creo que a partir de Fedora 8– no me ha dejado en paz, tan sólo unos 20 minutos después de la instalación ya estaba peleando con él. Nada de eso en Fedora 11… o al menos en esta máquina.
  • TeX Live: no viene en el DVD de instalación. Eso lo lamento mucho; era una de las razones por las cuales no había instalado Fedora 11. Y es que si me tocaba instalarlo desde repositorios moriría en el intento con mi servicio de internet. Cuáles fueron las razones para retirarlo del DVD de instalación? Las desconozco, pero sí se que un sistema TeX completo, con la documentación y todo el soporte de idiomas, bien roza los 600 Mb de descarga y cerca de 1 Gb en la instalación. Definitivamente prefiero usar TeX Live desde Kile que usar OpenOffice.Org Write; esto es una cuestión de gustos y de como me siento mejor con mis documentos.

Una semana usando Fedora 11 y debo decir que me ha sorprendido. En mi máquina de sobremesa tuve instalado Fedora 11 recién fue liberado, pero esa máquina la uso para ver películas y escuchar música, solamente; así que no había tenido la oportunidad de auscultar dentro de tantas mejoras que trae Fedora en su último release. En términos generales, y desde Fedora 8, es lo más estable que he visto de mi distribución preferida.

Saludos.

“Año Nuevo, Mañas Nuevas”

De vez en cuando se me ocurre cambiar el tema del blog. Cuando digo tema me refiero a la configuración gráfica, al look; y pues decidí regresar a lo básico, para estrenar nuevo look con el nuevo año que comienza.

Este año hay muchas metas por alcanzar, a nivel personal, como grupo linuxero y promotor de Software Libre (GULNIC), como país, et cetera.

En los primeros dos aspectos quería hacer algún énfasis. A nivel personal pienso al fin publicar mi libro, a como sea, publicarlo online, pero publicarlo; se me ocurrió hacerlo bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported, porque aquí todavia está en proyecto ajustar los diferentes reconocimientos de CC a lo que es la legislación nacional en cuanto a Derechos de Autor. Lo otro en esto es que lo publicaría bajo CC como una forma de aportar y promover el Software Libre y de Código Abierto (FOSS) en este país. El libro no es obra de algún escritor fumigado ni mucho menos, es solo una compilación de algunos poemas que he escrito en toda mi vida, prosa y algunos relatos. Espero poder hacerlo este año. Ya llevo tres en el intento, pero el descubrimiento que hice de LaTeX y la calidad tipográfica que se obtiene de este lenguaje de marcado, me ha entusiasmado hasta el punto de que imperativamente lo tengo que hacer en este año.

Como grupo linuxero y promotor de Software Libre tenemos otro montón de metas, la primera de ellas es al fin concluir con nuestro Taller de Planificación Estratégica, sacar el documento y decir “esto es lo que somos y para donde vamos”; elaborar nuestros propios estatutos; ubicarnos en el lugar que nos hemos ganado, tanto nacional como regionalmente. Creo que estas cosas las podemos hacer en su gran mayoría este año; es un largo proceso, pero hay que empujarlo para que rinda lo esperado. Lo que me llena de satisfacción es saber que lo podemos lograr con el doble de esfuerzo que hicimos este 2008 que pasó.

Y pues, como país del tercer mundo que somos, aspiramos a que de afuera nos dejen de joder y nos permitan autogobernarnos. Muchos servicios les prestamos a los países que se encargan de desbaratar más el planeta (se imaginan si toda esa contaminación se quedara donde la producen?), algunos nos robaron a más no poder en el tiempo de la colonia y todavía después. No es mucho pedir, igual es algo que nos merecemos como país.

“Año Nuevo, Mañas Nuevas”, decía mi abuela, que en paz descanse.