Digital Rights Management o Digital Restrictions Management? WTF!

Ya me he topado con esto. Hice alguna “maestria” en edicion de sonido hace algun tiempo, usando aplicaciones privativas como Nero y/o Adobe Audition. Hace poco quise editar algunos tracks que extraje de un equipo con la ultima edicion del Windows XP Professional (SP3). Me encontre conque los tracks vienen con eso llamado DRM.

DRM, Digital Rights Management por sus siglas en ingles, pero que en nuestro idioma significa algo asi como Gestion de Derechos Digitales, y que la Free Software Foundation ha bien renombrado como Digital Restrictions Management, que significa, sin modificar sus siglas, Gestion de Restricciones Digitales.

Digital Restrictions Management (DRM) es una tecnologia que afecta a todos los usuarios de computadoras, reproductores de medios, telefonos moviles y otros aparatos.

DRM te afecta a vos. Puedes haberlo visto en discusion como “Digital Rights Management” (DRM) o “Tecnological Protection Measures” (TPM).

Estos terminos sugieren lo que quienes proponen el DRM creen que es, su uso y justificacion, pero esconden lo que esta tecnologia debe hacer para alcanzar este fin: Imponer restricciones de terceras partes en los usuarios de computadoras u otros aparatos, con o sin el consentimiento de los usuarios.

Para informarse +

Wikipedia

DRM.info

BadVista.org

Para des-informarse +

M$

Que puede tener de buena una tecnologia que te limita el uso de la informacion?!

Anuncios

Sobre Linux, Window$ y otras especies

“Creo que la razón por la cual Microsoft fue tan exitoso fue que llenaron un lugar con algo de tecnología muy básica (…) y lo vendieron barato y lo hicieron lo suficientemente bueno. No jugaron juegos con sus clientes.
Por supuesto, eso parece haber cambiado. Mucho de los últimos años de Microsoft parece ser bastante sobre jugar juegos con clientes: sus licencias y eso, siete versiones diferentes de Vista, y toda esa porquería DRM que están intentando imponerle a sus clientes no son en verdad lo que nadie quiere.”

Linus Torvalds
www.oneopensource.it

I

Tras de GNU/Linux existe una extensa comunidad mundial de desarrolladores, probadores (llamados testers) y usuarios lo suficientemente críticos para encaminar Linux hasta donde ahora está. Es lógico.

Cualquiera pensaría que porque Windows es un producto de mercado conlleva el mínimo de errores en su infraestructura ideológica. Ciertamente, la Microsoft es un monstruo de la informática, pero sus ideólogos mercantilistas han confiado más en el negocio (en el frío proceso de “yo oferto y tú compras”) que en el producto en sí. Se han ensalzado en ofrecer un producto que no necesariamente es lo que necesita el usuario. Por ser un monopolio se han olvidado de la importancia del usuario final, de su opinión, gusto y necesidades, obligándolo al final, en la mayoría de los casos, a hacer uso de un producto que está a la disposición sin más ni más.

Y bueno. La disponibilidad tecnológica. Eso es fundamental. Yo contaba hace un año con un equipo algo viejito, un CPU AMD Duron de 900 MHz, 128 Mb de RAM y disco duro de 20 Gb. Me doy por entendido que la versión estándar de Windows Vista (la más usada de entre siete versiones) no puede correr satisfactoriamente con mis recursos. Aún ampliando la memoria RAM a 256 Mb la totalidad de mis recursos no alcanzan ni la mitad de lo “recomendado” por la Microsoft. Esto me obliga a reciclar mi ordenador y a hacerme de uno nuevo de paquete. Esos serían unos $600.00, sin incluir el coste de la licencia de Windows Vista.

Pero ¿para qué quiero Windows Vista? Hace poco el hermano de un amigo armó parranda para que le quitaran el Windows Vista de la computadora. El pobre tuvo un shock de quince días para acostumbrarse a Ubuntu, pero después de mis terapias psicológicas y un par de sesiones de soporte técnico gratuito se acomodó y se adaptó.

Existe Xubuntu. La distribución Linux que trabaja con xfce como administrador de escritorio. Su mínimo para correr son 64 Mb de RAM. Eso resolvió al hardware con el que contaba. No tuve que pagar por ninguna licencia. La imagen .iso se descargó completa tras tres horas en una conexión de las más bajas. El sistema se instaló en cuarenticinco minutos con 256 Mb de RAM, con todas sus herramientas, su entorno gráfico y la suite de ofimática completa (creador de base de datos, editor de texto enriquecido, hoja de cálculo, presentaciones, dibujo vectorial y fórmulas matemáticas), sin instalaciones adicionales.

Luego mejoré mi tarro. Tengo un Intel Celeron de 2.26 GHz, 512 Mb de RAM, dos discos duros de 34 y 60 Gb. Empecé usándolo con Fedora 7, luego Fedora 8. Actualmente uso OpenSUSE 10.3 (con KDE) y Ubuntu 7.10 (con GNOME). Ambos sistemas me satisfacen. No me he visto en la necesidad de usar Windows, al menos en mi casa, durante unos tres meses (la última vez fue para usar MS Office y convertir unos documentos de formato .docx y .xlsx).

Linux no es gratis, es libre.

Contra mi bolsillo y mis recursos tecnológicos la Microsoft no debería interesarse en hacer negocio. Linux, como sistema operativo, es más que capaz de resolver mis necesidades informáticas. Tengo la opción de contribuir a su desarrollo, opinar en su desarrollo, criticar constructivamente su desarrollo, el de su kernel y demás componentes, crear y desarrollar otras aplicaciones, contribuir de igual manera a estas. ¿Puedo hacer eso en Windows? No, sencillamente no puedo. Windows es privativo, buen porcentaje de sus aplicaciones clásicas son privativas; alguien o algunos las desarrollan para que yo me vea forzado a comprarlas y resolver mis necesidades informáticas específicas, sin que medie mi opinión o contribución previa.

Linux es un sistema operativo responsable. Desde luego, no hay mediación mercantil, excepto por aquella en la que se paga por soporte técnico, pero no hay una licencia privativa de por medio; sencillamente estaría pagando por el soporte técnico, no por la licencia para usarlo.